Retrato de Luis Miguel

El Sol y las estrellas.

No es fácil dirigirse a quien tanto admiras, a quien ha llenado una vida entera de encanto, de inspiración, de cariño. A quien has seguido en la distancia y lejanía durante tantos años sintiéndolo cerca, tan cerca como el aire que respiras durante el camino, el que te lleva a mirar hacia delante y a elevar tu conciencia hasta rozar el infinito.

Hoy te trasmito mi gratitud eterna, mi respeto y mi fascinación. Llevamos toda una vida juntos, has sido testigo de mis mejores momentos y a la vez quien suavizaba la ferocidad de los tormentos. Has estado siempre presente; en mi pasado, en mi devenir, en mi mente.

QUERIDO LUIS MIGUEL:

Hoy te trasmito mi gratitud eterna, mi respeto y mi fascinación. Llevamos toda una vida juntos, has sido testigo de mis mejores momentos y a la vez quien suavizaba la ferocidad de los tormentos. Has estado siempre presente; en mi pasado, en mi devenir, en mi mente.

Has guiado a mis ojos para poder plasmar los colores de la vida, en ese lienzo que sin duda pintábamos de la mano, aunque no lo sabías.

Mis cuadros fueron al son de tu voz, al esplendor de esa luz que solo el Sol puede ofrecer, para guiar a un pincel que se empapaba del fuego de tu ser.

Con toda mi humildad te presento este cuadro. Reflejo de unos sentimientos infinitos, llenos de la ilusión que siempre acompaña mi destino. No solo eres el Sol que nos alumbra, si no que también las estrellas que por siempre me acunan.

Hoy te veré brillar desde mi butaca, con la esperanza de que hayas leído esta carta y que mi cuadro haya echo sonreír a tu alma.

Gracias por tanto,

2018-10-30T19:01:05+00:00
1
×
Hola
En que puedo ayudarte
error: Content is protected !!